Para el ajo todas las comidas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El buen comer debe privilegiar el sabor de las comidas y el valor alimenticio que se le ofrece a nuestro cuerpo. Un equilibrio que se consigue con la utilización de ingredientes saludables. Uno de los más utilizados en la cocina a lo largo de la historia ha sido el ajo. Un elemento muy apreciado en la antigüedad por la culinaria griega, egipcia  y romana. Los atletas griegos lo consumían antes de las competiciones. Quienes construyeron las pirámides de Egipto comían ajos cocidos debido a su poder tonificante y asimismo su valor medicinal fue resaltado por los romanos.

En la tradición popular el ajo es considerado como el aromatizante indispensable. Su uso en la preparación de los guisos es protagónico. Numerosas recetas de diversas regiones del país lo tienen como principal ingrediente.

Quienes construyeron las pirámides de Egipto comían ajos cocidos debido a su poder tonificante y asimismo su valor medicinal fue resaltado por los romanos.

Sus propiedades son de gran beneficio para la salud. Nivela la tensión arterial. Favorece la circulación de la sangre y fortifica las defensas del organismo. Tiene efecto antiinflamatorio, bactericida, antiviral y antiparasitario. Sobresale su valor curativo para combatir las infecciones respiratorias como la gripe y el resfriado, debido a su poder antiséptico que estimula el sistema inmunitario.

Se pueden encontrar seis variedades de ajo. El más conocido es el ajo blanco, de olor y sabor intenso. Uno de los más apetecidos y conocidos internacionalmente es el morado o vinoso. Su piel es blanca y sus dientes morados, de gran aroma penetrante. Contiene buena cantidad de alicina, un aceite con propiedades terapéuticas. Es considerado un fruto de gran resistencia que se conserva bien en espacios frescos.

Para la gastronomía mediterránea, el ajo es uno de sus símbolos de distinción.

Su utilización en la alta cocina resalta en la variedad de preparaciones que se pueden conseguir. Para la gastronomía mediterránea es uno de sus símbolos de distinción. En diferentes comidas aparece como ingrediente vital. Sopa de ajo,  platos al ajillo, arroces y pastas. Guisos cocidos que ajustan y enriquecen su sabor. Armoniza muy bien con el aceite y la sal, al igual que con hierbas aromáticas como la albahaca y el perejil que lo hacen ideal para aderezar ensaladas. Combina a la perfección con el pan y el queso. Se puede usar salteado con trocitos de apio y jengibre.

Delika, reúne selectos ajos frescos en una pasta que realza el sabor de las preparaciones y que se ha consolidado como un aliado en la cocina, todo un sazonador esplendido y fácil de usar. Una gran experiencia para el gusto, en momentos en que el cuerpo nos reclama sabor y salud.

Acerca de Nosotros

Somos una empresa de alimentos con más de diez años de experiencia en la fabricación de salsas, condimentos y aderezos especiales en una combinación única de sabores naturales.

Últimas Noticias

Síguenos

Abrir chat

Tu Compra

Carro vacío.

Subtotal
$0.00
Aplicar
0